Perfil profesional y humano de Inés Rodríguez Ripoll - Ibeconomía

15 July 2024
Portada

Arquitectura81 es una empresa de arquitectura que atiende a clientes de talla internacional. En 2005, la arquitecta Inés Rodríguez Ripoll fundó el estudio y desde entonces, ha experimentado un crecimiento constante en proyectos, capital humano, clientes y capacidad técnica.

En la actualidad, el estudio se encuentra en una posición óptima para enfrentar proyectos de cualquier tipo y magnitud, especializándose en la construcción de viviendas de alta calidad y proyectos hoteleros gracias a la amplia experiencia del equipo en estos campos de la arquitectura.

El éxito de Inés al frente de Arquitectura81 se debe a su alto grado de responsabilidad, honestidad y autoexigencia.


Cuéntenos la historia o el origen de su despacho y su situación actual

Empecé trabajando sola en 2006 en un antiguo garaje de mis abuelos que convertí en un pequeño despacho profesional en el Molinar, Palma. Al poco de abrir, me ofrecieron un puesto en el departamento de construcciones de la Cadena Hotelera Barceló y desde ese momento, y durante unos 7 años, compaginé el trabajo profesional de Arquitectura81 con el trabajo por cuenta ajena.

Llegó un momento en el que el volumen de trabajo en mi estudio fue tal que, a pesar de tener un pequeño equipo, mi presencia continua era requerida. En 2014 pasé a dedicarme en exclusividad al estudio, cosa que, junto con la coyuntura económica, nos ayudó a prosperar, llegando en este momento a constituir un estudio de tamaño medio con despacho abierto en Portals, Calvia, trabajando para clientes de múltiples nacionalidades, en una gran diversidad de proyectos de toda índole, destacando las viviendas de alto standing.


¿Qué supone liderar un proyecto como el suyo en su vida personal?

Suponen muchas horas de trabajo y menos horas de familia y deporte. Entiendo que vale la pena el sacrificio por la satisfacción personal y la posibilidad de ofrecer a mi familia una estabilidad económica labrada con gran esfuerzo y compromiso.


¿Cómo interviene la arquitectura en el desarrollo sostenible?

La arquitectura debería tener mucho que ver con el desarrollo sostenible de las sociedades. Sin embargo, la regulación local, estatal y europea es tan extensa, que los arquitectos nos hemos convertido en meros aplicadores de normas, con las que muchas veces no estamos de acuerdo y que en su mayoría no responden a criterios lógicos, sociológicos o técnicos. La tendencia es trasladar a la promoción privada la responsabilidad de solucionar problemas que son de índole social y urbanística, cuando es bien sabido que los arquitectos pocas veces tenemos que ver con los desarrollos urbanísticos y/o poblacionales que son los que mayoritariamente tiene un impacto en la sostenibilidad de los desarrollos.


¿Cuál es su método de trabajo para el desarrollo de sus proyectos?

El despacho implementa un sistema de fases para intentar poner orden al caos creativo. Se establecen pasos en los que se va avanzando en el desarrollo de las propuestas de la mano de los promotores, teniendo varios puntos de control en los que es posible reorientar las propuestas sin dar necesariamente pasos atrás, adecuando los proyectos a los deseos de cada cliente.


¿Cómo es el trato con su equipo de trabajo?

El trato con el equipo es de total confianza y transparencia. El clima es familiar y todos remamos en la misma dirección, compartiendo tanto los logros como las dificultades a las que nos vamos enfrentando.


El suyo es un sector muy competitivo ¿en que se diferencia de su competencia?

En nuestro sector hay ciertamente mucha competencia y muy buenos profesionales. Para diferenciarnos tratamos de ser fieles a mi manera de ser, que es muy directa y resolutiva. Como en otros campos de la vida, me gusta comprender y saber cómo funciona el sistema. Nuestros clientes se enfrentan a un proceso largo y complicado en el cual tienen apoyo en todo momento. No nos limitamos a vender planos, nosotros los asesoramos en todo, desde las últimas novedades normativas, a la mejor manera de tramitar las licencias o firmar los contratos con proveedores en aras de trasladar todo nuestro know-how a cada uno de los proyectos. A todo ello se le suma el nivel nativo de inglés y el domino profesional de alemán que se maneja en el despacho.


¿De qué proyectos se siente más orgullosa?

Es una pregunta difícil de responder, ya que de cada proyecto hay un detalle o decisión que marca la diferencia y hacen que una se siente orgullosa. Muchas veces, me siento más orgullosa de haber resuelto un problema importante o haber ahorrado dinero o tiempo a un cliente, más que del resultado de una obra u otra en particular.

Si a pesar de ello tuviera que resaltar un proyecto, sería el de la vivienda de la Calle Caldentell en Bendinat.


¿Cuál ha sido su mayor reto?

Mi mayor reto es mejorar la organización de los procesos. El controlar los tiempos y poder prever que va a ocurrir en cuanto a plazos. Todavía estamos trabajado en ello y a pesar de las ganas y la perseverancia, no sé si podremos alcanzar el objetivo en algún momento.


¿En qué proyectos está trabajando actualmente?

Tenemos sobre la mesa proyectos de toda índole, desde obras nuevas y reformas a legalizaciones, cambios de uso o rehabilitaciones.


¿Cómo ve el futuro de la arquitectura?

Pienso que el arquitecto deberá resolver problemas habitacionales y centrarse en la rehabilitación de las ciudades. No creo que la rehabilitación de edificios sea algo que la inteligencia artificial pueda acometer de la misma manera que un humano, por lo que a pesar de los grandes avances tecnológicos, le auguro larga vida a la profesión del arquitecto.

Imagen fondo escalera
¿Te gustaría hablar con nosotros sobre algún proyecto?




Si aceptas, instalaremos en tu dispositivo cookies nuestras y de terceros para mejorar la navegación, proporcionar el servicio y obtener estadísticas Más info

Aceptar